web analytics

Este es un tema curioso, ya que tiene diferentes respuestas, dependiendo de países e, incluso, de zonas en el mismo país. Vamos a intentar explicarlo. Hay una idea muy extendida acerca de que el anillo debe llevarse en el dedo anular izquierdo, ya que, según la tradición, la vena de este dedo llega directamente al corazón. Si se sigue esta tendencia, el anillo de compromiso se colocaría en ese dedo, hasta el momento de la boda, en el que debería pasarse a la mano derecha, a fin de que el novio pudiera colocar el anillo de boda en el anular izquierdo.

Luego, el anillo de compromiso podría volver a dicho dedo, dejando siempre en lo más profundo al anillo de boda, porque así estaría él más cerca del corazón. Sin embargo, y refiriéndonos a España, solo en Cataluña y Valencia se procede de esta manera, ya que en el resto del país se suele llevar el anillo de bodas en la mano derecha, lo que haría que, si es acompañado por el anillo de compromiso, éste ocupase igualmente su sitio en el dedo anular derecho.

Mujar y anillo de compromisoIberoamérica ha seguido muchas costumbres españolas, pero, no obstante, solo Chile comparte con España la idea de la mano derecha, mientras que en el resto de los países americanos de habla hispana, la gente se decide por el anular izquierdo. Dentro de la carga simbólica que acompaña a la antigua tradición de los anillos de compromiso, la elección del lado del corazón parece ser más coherente, pero, sin duda, se encontrarán multitud de motivos para ir contra ella. El lado derecho, en una sociedad en la que todo está diseñado y dispuesto para diestros, tendrá sus defensores. Esa mano, que normalmente es la que lleva y dirige la parte más importante del trabajo, la que colabora al mantenimiento de la pareja, merece llevar la señal del compromiso que conforma a dicha pareja como unidad.

La derecha es la mano con la que los padres, antiguamente, bendecían a sus hijas al marchar éstas de casa, camino del matrimonio. Y se pueden imaginar muchos otros motivos. Lo cierto es que debes llevar el anillo de compromiso en el dedo en el que tu pareja te lo colocó al ofrecértelo. El amor no entiende de rituales.

Tagged with →  
Share →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>